¿ERES TU IDENTIDAD O TU APARIENCIA?

Category : Blog

La aparente simplicidad del cuestionamiento: ¿quién eres? esconde tras de sí una realidad que muy pocas personas han aprendido a reconocer, ya que responderla correctamente no sólo supone un riguroso proceso de autoanálisis, sino además determinar qué caracteres realmente te definen a ti mismo.

Si te pregunto en estos momentos: ¿quién eres?, ¿qué responderías?

Lo más común es contestar a partir de la identidad con la que fuiste programado desde tu nacimiento: un nombre, apellido, género, padres, nivel social, religión, grado de estudios, estado civil, profesión, edad, etc. O bien, puedes responder con base en tu apariencia, es decir, describir tu imagen física, características raciales, atributos físicos o la ausencia de ellos, entre otros. (Hago un paréntesis para compartirte lo siguiente)

En uno de los cursos que impartí se me acercó una joven señora a decirme que había quedado viuda unos años atrás, y que el términoviuda” la hacía sentirse mayor y sola, y cada vez que lo mencionaba se conectaba con el sentimiento originado el día que le hablaron por teléfono para decirle que su esposo había tenido un infarto.

Me decía: ¿Puedo separarme de este término y evitar que la palabra ‘viuda’ me caracterice y me defina por el resto de mi vida? que este adjetivo desaparecerá el día que me vuelva a casar, sin embargo, no quiero volver a ser esposa de alguien, ya que pasaría de serviuda’ a ser ‘la esposa de alguien más’ y este término nuevamente haría que me esclavizara a la idea de caer en el pánico de que mi historia pudiera volver a repetirse”.

Esta señora se presentaba al mundo como Natalia Amezcua viuda de… (El caso es verídico, el nombre es ficticio), y aunque seguía trabajando para superar la pérdida de su esposo y dejar la experiencia atrás, sabía que necesitaba dejar de identificarse con el término que la caracterizaba, ya que esto le impedía progresar y avanzar hacia la siguiente etapa de su vida.

(De regreso a la pregunta y después de leer el ejemplo) Cualquier respuesta que hayas dado es correcta, sin embargo, seguramente estarás de acuerdo con que esto es sólo una parte de ti que ayuda a saber algo acerca de tus condiciones de vida: ¿accediste o no a recursos para estudiar y prepararte profesionalmente? ¿Te casaste o eres soltero? ¿Tuviste hijos?, y las decisiones que tomaste en el pasado, por ejemplo: qué ocupación elegiste y a qué actividad decidiste dedicarte.

Estos son los aspectos en los que regularmente se basan los logros y éxitos, la mayoría proviene de un código de reglas basado en un “deber ser” que determina una polaridad entre bueno y malo, éxito o fracaso y qué te hace feliz o infeliz.

¿Será esto verdad? ¿O será que has sido programado para pensar y proceder a vivir de esa manera?

Debemos trabajar de forma que ninguna experiencia pasada defina quiénes somos, más bien, debemos lograr hacer de esa experiencia parte de nuestra historia, pero no parte de quienes somos actualmente.

He querido compartirte este breve texto contenido en el primer capítulo de mi libro ¿Quién quieres Zertú? pues lo considero un aspecto importante de reflexión. A través de las páginas del libro la historia de “Natalia” se va aclarando y encontramos a una mujer en busca de identidad. Si tú crees que eres la mamá de alguien, el jefe de la oficina, la maestra, el doctor, el contador, la señora de, busca tu identidad, busca ¿Quién quieres Zertú? y no vivas bajo la sombra de una etiqueta.

Soy Ness y también estoy contigo en el curso en línea ¿Quién quieres Zertú?